SER o Tener… Que Confusión

Hay quienes al presentarse en ambientes no laborales, parecen estar leyendo su hoja de vida:  Soy el Ingeniero tal,  la Magister tal;  otros están completamente convencidos de que su valor como individuos está relacionado con el lugar donde viven, el carro que tienen y un sinfín de posesiones.

No digo que las tenencias sean malas;  lo que no es bueno es vivir en un sistema  de consumo descontrolado, comprando objetos que probablemente no necesitamos; llevándonos a desperdiciar tiempo, recursos y energía en cosas que no son importantes olvidando lo que realmente lo es. Por otra parte el consumismo mantiene a muchas familias con niveles de deuda terribles.

Tampoco intento decir que los títulos académicos sean malos, o que no haya que tener aspiraciones o sueños. Eso sería más bien lo contrario a lo que intento transmitir.

Analicemos: alguna vez te has preguntado ¿por qué se suicida gente famosa? Claro que los pobres y no famosos también lo hacen.

El punto es, cualquiera que tome esta decisión es porque obviamente no es feliz y no le resulta atractiva la vida a pesar del éxito,  fama y fortuna.

Esto es porque las posesiones no tienen el poder de desarrollar el SER, tampoco pueden llenar un corazón vacío, ni dar felicidad  al alma triste.

El SER no trata de qué tengo  sino de quién soy. SER tiene que ver con IDENTIDAD, con la conciencia de  sí mismo, implica saber quién y cómo soy, conocer mis valores, limitaciones, creencias, sueños, emociones, debilidades, miedos y todo aquello que me hace ser “YO”. Al tener esta conciencia es más fácil entender qué HACER a fin de corregir conductas, temores, alcanzar metas, controlar emociones.  Involucra también hacerse responsable de la propia existencia; pues todo lo interno a mí es posible controlarlo.

El SER debe cultivarse, requiere  HACER cambios diversos en nuestra manera y estilo de vivir, modificar actitudes, pensamientos; es lo que nos ayuda a crecer como personas, a desarrollar el potencial que tenemos. 

¿Cuánto te conoces? Una buena forma de empezar podría ser: “si  aún no sabes lo que quieres o lo que te gusta, haz una lista de lo que sí quieres o te gusta ”.

Ser es superior a tener. EL SER trasciende, nadie me lo puede quitar; el tener es perecedero no sólo lo puedo perder, sino que cuando termine mi camino en esta tierra no puedo llevarlo.

La verdadera felicidad está en saber quiénes somos, qué nos gusta, qué nos apasiona y dedicarnos a aquello que realmente llene nuestras vidas.  Gozar de paz primeramente con Dios  también con nuestro entorno.

De qué vale adquirir  cosas que muchas veces en lugar de darnos dicha y bienestar nos crean mayor estrés, como las deudas, o tener una profesión o empleo que no nos satisface, por bueno que éste parezca.

SER, HACER Y TENER Es un proceso, no existe una varita mágica, siempre toca ir a la acción. Tal como el médico debe ir a estudiar medicina antes de tener la licencia para ejercer.

Por último la felicidad no se trata de lo mucho que logres poseer, sino de cuan plena sea tu vida; tampoco es ausencia de problemas, es un estado (interno a mí) y como tal se puede controlar. Todos somos diferentes, no hay una receta única; se puede ser feliz tanto en la abundancia como en la escasez; eres tú quien decide cómo quieres afrontar la vida.

¡Sé tú mismo/a, conócete  y  crea tu propia historia!

2 opiniones en “SER o Tener… Que Confusión”

  1. Me agrado este tema…muchísimo! cometemos el pecado de imitar a otros sin conocernos y que desconocemos de todos los potenciales con que nacemos.
    Deseo que me pueda enviar sus temas a mi correo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *