Sentido de Pertenencia.

Sentimiento que a lo interno de las organizaciones se enseña y se fomenta; a mí por ejemplo, me corresponde instruir sobre identidad institucional, valor institucional,  que lleva implícito el SENTIDO DE PERTENENCIA. Haciendo esto se desea que los colaboradores desarrollen fidelidad, que se sientan  identificados como parte integrante de la empresa en la que trabajan, sus actividades, valores, costumbres, etc. y todo lo que ello implica.

…..Pero cuánto han cambiado los valores en la actualidad, cuándo  perdimos el sentido común  ?

En un empleo tener sentido de pertenencia está bien y es muy correcto;  sin embargo en la vida de pareja o familiar decir frases como: mi esposo,  mi esposa o mi mujer es considerado por algunos deshonroso y casi blasfemia…

En una ocasión asistí a un seminario cuyo expositor es un psicólogo que conozco,  él me pregunta mi nombre y con mucho orgullo le digo:

Me llamo Jacqui de E. a lo que él me mira indignado y me dice: si usted se siente como una cosa está bien, pero las personas no le pertenecemos a nadie… A lo cual yo respondo no soy una cosa, simplemente soy parte de mi esposo y me gusta,  él y yo nos complementamos de manera excelente y sí,  soy de las que cree que él es mi otra mitad; (cosa que hoy tampoco se puede decir, siempre hay alguien que te dice que tienes problemas porque no necesitas de nadie para estar completa; que ignorancia ningún ser humano sobrevive sólo/sola sino que precisamos de los demás para todo: sustento, abrigo, empleos. ¿Qué haríamos si no hubiese quien cultivase la tierra, o quién construya las viviendas que habitamos? Somos absolutamente dependientes de otros para SOBREVIVIR;  me cuesta entender la arrogancia de algunos).

Tiempo después de haber concluido el seminario supe que la pareja del expositor le había dejado.

Precisamente esta falta de identidad o sentido de pertenencia a la pareja y a la familia es la que lleva a tantas infidelidades, irresponsabilidades y abandonos dentro del seno familiar, porque las personas no se sienten parte de esa pequeña pero significativa sociedad base de otras sociedades más complejas como por ejemplo la de un país. Nadie cuida lo que no le resulta valioso; tan sólo cuidamos y protegemos  lo que valoramos.

Es necesario hacer un alto y revisar lo que estamos inculcando. Cómo es que está bien enseñar el sentido de pertenencia hacia una empresa pero cuando se trata de la familia o pareja es malo.  Debemos autoanalizarnos a ver si la forma en la que hoy educamos y lo que inducimos a la gente a pensar está bien o si es necesario modificar nuestros pensamientos y regresar a los viejos valores, mismos que no pasan de moda y que más bien son principios en los cuales se basa el estilo de vida.

Es precisamente el sentido de pertenencia el que nos lleva a sentirnos felices de nuestras raíces o nacionalidades, al saber que formamos parte de un país en el que podemos andar libremente sin pasaporte, sin visa, sin permisos de ninguna índole;  no así cuando vamos a otros países donde por ser extranjeros=extraños, hay que declararlo todo y si nos queremos quedar a vivir necesitamos permisos.

No confundamos el sentido de pertenencia con problemas psicológicos de unos pocos que son posesivos y ven a otros como cosas de su propiedad e intentan mediante la violencia ejercer dominio sobre estos.

No somos cosas porque sentimos pertenecer a un grupo o a otra persona, de hecho el saberse parte de una sociedad es una necesidad del individuo que aporta motivación y autoestima al sentirse reconocido y valorado como parte de esta, con deberes pero también con derechos.

Viva el sentido de pertenencia a la familia, a la pareja. Volvamos a los valores.

Inspírate y vive.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *