La rutina asesina

En una ocasión uno de los asistentes a mis capacitaciones me comenta que tiene conflictos en su matrimonio. Su empleo es demandante y no le deja mucho tiempo para dedicar a su familia. Me pregunta qué puede  hacer, puesto que ama a su esposa y no desea perderla.

Le sugiero salga de la rutina y sorprenda a su esposa con cosas que él sabe son del agrado de ella, que intente hacer cosas juntos.

Él empieza a cambiar sus actitudes con respecto al tiempo y actividades con su familia,  e inmediatamente al día siguiente le pide a su esposa que le acompañe a desayunar fuera de casa, en lugar de preparar el desayuno como siempre ella hace;  planea salidas sorpresa a lo que le permite su presupuesto, recuerda el tiempo en que se enamoró y decide reconquistarla, asimismo  se involucra más en las actividades del hogar.

Esta nueva manera de hacer cosas que gustan a ambos, haciéndolas juntos le ayudó y mejoró las relaciones con su esposa y familia.

Con frecuencia nos olvidamos de que sólo tenemos un tiempo en esta tierra, que estamos de paso. A ese tiempo prestado le llamamos vida.  sabemos que estamos vivos porque respiramos y nos movemos.

No obstante a lo largo del recorrido de nuestra existencia, dejamos de hacer las cosas que en verdad disfrutamos y quitamos la atención de lo realmente  importante para nosotros; con ello nos olvidamos de vivir y tan sólo seguimos una rutina que casi no cambia con los años.  En ocasiones debemos pasar por circunstancias que sacuden nuestro mundo y nos hacen reflexionar; es cuándo podemos darnos cuenta de que gastamos nuestras energías en sobrevivir en lugar de vivir y podemos ver con claridad lo que en verdad nos importa.

Pensamos que necesitamos mucho dinero para ser felices o para la realización de nuestros sueños o que ya habrá tiempo más adelante, cuando en realidad no sabemos si el mañana llegará para nosotros.

Vivir a plenitud no sólo es posible, sino sencillo; sólo requiere darse tiempo y aprender a disfrutar.  Puede que en el camino haya que tomar decisiones importantes. Muchos quizás no entiendan lo que hacemos, pero recuerda es tu vida y sólo tú puedes cambiar tu realidad.

Vive cada día como si fuera el último, no sabes si el mañana te llegará

¡Ama, diviértete, disfruta y elimina de tu vida la rutina!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *